Consume, que algo queda

Esta mañana, bien temprano, en los alrededores de la estación de tren de Málaga sentía que estaba ocurriendo algo inusual. Multitudes caminaban en todas direcciones portando bajo sus brazos no barras de pan, sino cajas, muchas cajas. Le pregunto a uno de mis hermanos, cual Scrooge, qué se celebra hoy y me responde -incrédulo por mi ignorancia, pero tranquilo- que es el primer día sin IVA de un conocido centro comercial.

Portátiles de todo tipo, teles de pantalla plana, microondas, tostadoras y cafeteras, cualquier cosa, algo hay que llevarse a casa. Por la patente ansia viva, parecía que esos preciados e indispensables objetos se sortearan, a semejanza del fenómeno “paella gratis” (el mejor reclamo para cualquier acto cultural). Pero no, y se llevan hasta los Mac de exposición.

Al entrar en la tienda de los inteligentes la primera sensación es que ya es Navidad. Entre la marabunta hasta te parece ver a Schwarzenegger buscando desesperadamente un Turbo-Man… Muchos vigilantes, por supuesto, pero pocos empleados, con las consiguientes colas interminables y sin la atención que merece cada cliente, porque los pobres no dan abasto. Hay gente que, harta de esperar, manda el descuento al carajo. Las colas aún seguían hace un rato…

Por lo demás, obviamente, parece una fecha remarcable para adquirir algo que necesites, sobre todo si su precio es elevado. Pero tranquilos, que no cunda el pánico, porque aprovechando este agujero en el continuo espacio-tiempo, otros tantos comercios seguramente también se van a sumar al carro y lloverán jugosas promociones. Aunque los hay por la Red que aseguran haber visto los precios de ciertos productos (los que no son fijados por la empresa productora) subir de un día para otro. Y, en tal caso, nos estarían tomando por tontos…

@Jon_Valera

.

Anuncios

5 Respuestas a “Consume, que algo queda

  1. Lo mejor es cuando suben el precio original una vez estás en caja con… la caja. Yo no soy tonto, pero lo aparento muy bien, me decía una vocecita ayer. Aun así conseguí comprar un artículo a un precio imbatible, pero no es la tónica general con ofertas engañabobos como esa, advierto.

  2. El caso es que puedo entender que alguien vaya a comprar algo concreto que ya pensaba adquirir antes… Pero esas colas tópicas de película catastrofista, no las entiendo. A estas horas no quedarán ya ni los tornillos que unen los estantes.

  3. Pingback: “La parada” (2012), de Jorge Javier Vázquez | Sonría, por favor·

  4. Pingback: Fuga de IKEA, sin Clint Eastwood | Sonría, por favor·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s